27.4.09

Entrevista con SAM FELL y ROB STEVENHAGEN, Co-directores de “El valiente Despereaux”


ED LIM: ¿Qué os llevó a elegir a Emma Watson, la protagonista de la saga “Harry Potter”, para interpretar a la princesa Esperanza?


SAM: La princesa Esperanza es una adolescente y una princesa, y buscando alrededor del mundo te das cuenta de que Emma es perfecta para el papel. Cuando empezamos, la interpretó como una princesa distante en un cuento de hadas, y entonces le pedimos que lo hiciera más como una chica normal de 17 años. Eso le permitió utilizar sus propias experiencias... Y es que, a pesar de ser una celebridad, cuando la conoces te das cuenta de que es una chica normal. Eso es lo que quiere: ser normal y hacer cosas normales. Así era como nos sentíamos respecto a la princesa Esperanza. Ella solo quiere ser normal, y es por eso que siente tanto aprecio por Despereaux. Es el único personaje en su mundo que la hace reír.

ED LIM: ¿Creéis que es importante para un actor aportar su experiencia personal al papel?
SAM: Bueno, no creo que Dustin Hoffman haya pasado demasiado tiempo en un barco.. No se trata de ser tan específico. Pero sabes, Roscuro tiene que ser mundano y encantador. Es complicado cuando se trata de una rata, porque mucha gente no las puede ver ni en pintura, así que necesitas un actor capaz de aportar calidez, encanto y humor al personaje, y Dustin resultó perfecto.


ROB: Lo realmente importante era que los personajes resultaran reales y creíbles, así que les pedimos a los actores que fueran lo más naturales posible.

ED LIM: Toda la película tiene un look muy añejo. ¿Cómo lo conseguisteis?
SAM: El mérito es casi todo de nuestro diseñador de producción, Evgeni Tomov. En el libro, el reino de Dor resulta muy europeo, y el es un diseñador de producción muy europeo. Otra cosa que es tremendamente obvia en el libro es que la luz es un personaje más dentro de la historia. Ello propició que nos fijáramos en pintores como Vermeer y otros pintores holandeses. Estoy convencido de que eso es precisamente lo que hace que el film sea tan distinto a otras películas animadas –pocas pueden alardear de tener un look inspirado en los pintores del Renacimiento-.
ROB: La animación por ordenador te permite muchas sutilezas, pero yo soy un gran fan de la animación tradicional. Realmente intentamos conseguir un look de dibujo hecho a mano y muchos de los fondos están realizados como lo hacían los pintores de antaño.

ED LIM: Ambos trabajasteis en Aardman Animations. ¿Habéis incorporado dicha experiencia al rodaje de este film?
SAM: Como en sus películas, en ésta son más importantes los personajes que los gags. En Aardman, para que las escenas funcionen tienes que comprender a los personajes, qué piensan y qué sienten. Cómo hacen allí, aquí también nos pusimos en la piel de los personajes y grabamos muchas de las acciones con una cámara digital.

ED LIM: La historia es bastante compleja. ¿Fue difícil trasladarla a la pantalla?
SAM: El libro es bastante complicado. Fue duro entrecruzar las distintas tramas, y el final del libro es más tranquilo, más suave, pero en una película es casi obligado terminar a lo grande, que es lo que nosotros hicimos. En cualquier caso, el libro era sagrado, nuestro objetivo era serle lo más fieles posible. Al terminar, Kate DiCamillo, la autora, nos dijo que la película le habían encantado.