5.5.08

Grábalo todo, Pablo. Grábalo todo, por tu puta madre


[REC] Edición especial
Por David Dunn

“Queríamos encontrar la clave para construir una pesadilla lo más verosímil posible, una experiencia de terror que pudiera vivirse con una implicación más allá de las habituales convenciones del cine.
Así que decidimos contar esta historia a modo de reportaje de televisión, con una grabación en directo donde el horror sucede ante nuestros ojos en tiempo real, sin posibilidad de detenerlo ni manipularlo.
Se trataba de evitar los mecanismos del suspense y de la narración cinematográfica, y dejar que la acción se desarrollara ante nosotros como si fuera real, imparable. Como si estuviese viva. Que todo sucediese de verdad.
Así que decidimos colocar todas las piezas del horror en un escenario y darles vida. Dejar que ellas mismas actuasen por sí mismas, sin nadie que manipulase lo que iba a suceder. Creamos artificialmente una situación de horror extremo y la dejamos desarrollarse. Crecer.
Ya solo era cuestión de grabarla. De dejar constancia. Como si nosotros también fuéramos parte del horror que habíamos creado”.
Jaume Balagueró y Paco Plaza.

MADE IN SPAIN
Si hace un año me hubieran dicho que la mejor película de terror del año se iba a producir en nuestro país (y no, no me refiero a ese sobrevalorado tostonazo que es “El orfanato”) habría creído que me estaban tomando el pelo, que las posibilidades de que semejante profecía se hiciera realidad eran incluso más escasas que ver a la selección proclamándose campeona en la Eurocopa. Nada habría cambiado si, además, me hubiesen informado que era la factoría Filmax, que pese a sonoros batacazos es la única interesada en apoyar otros géneros que no sean la comedia castiza, la que estaba tras el meollo. Y dudo que mi corazón se hubiera acelerado si me hubieran filtrado que los guionistas y directores eran Jaume Balagueró, quien aunque al final nunca termina convenciéndome admito que a nivel nacional es el rey del suspense y el mal rollo, y Paco Plaza, cuyas dos anteriores películas (“El segundo nombre” y “Romasanta”), tres si contamos el documental sobre “Operación triunfo” que grabó precisamente junto a Balagueró, me habían dejado bastante indiferente.
Pero así es la vida, previsible en la mayoría de los casos y sorprendente en otros pocos. Dudo que sea el único en proclamar que “[Rec]” es, a todos los efectos, la mejor película de terror del 2007, y lo es por múltiples razones, razones que trataremos de enumerar tras la obligada breve sinopsis que, teniendo en cuenta el éxito que el film tuvo en los cines, quizá sea, a estas alturas, del todo innecesaria. Pero allá va, por si acaso.

MIENTRAS USTED DUERME
El programa de TV “Mientras usted duerme” ha enviado a su reportera Ángela (deslumbrante Manuela Velasco, la sobrina de la mítica Concha) y su inseparable cámara Pablo (Pablo Rosso) a un parque de bomberos en Barcelona para que graben un día normal en la vida de estos héroes anónimos. Se realizan las pertinentes entrevistas y se muestra la cotidianidad dentro del parque, sin que nada de todo ello sea realmente interesante. Ángela, joven y ambiciosa, desea que ocurra algo que rompa la monotonía, algo que merezca la pena grabar y despierte el interés del futuro telespectador, un incendio quizás... pero sin víctimas, eh. Huelga decir que los bomberos desean todo lo contrario, porque el programa les trae sin cuidado y porque saben mejor que nadie que cualquier salida, por sencilla que parezca, puede acabar en tragedia. Así están en las cosas hasta que suena el teléfono para informar de un pequeño accidente que se ha producido en un piso ubicado en Rambla Catalunya; al parecer, una señora mayor que vive sola ha sufrido algún tipo de percance y necesita asistencia inmediata. No parece que vaya a ser el reportaje que los lance al estrellato pero, sin embargo, Ángela y Pablo, extrañamente eufóricos, acompañan a los bomberos para por fin verlos en acción. A la llegada al edificio se encuentran con un ecléctico grupo de vecinos, cada uno con su propia teoría sobre lo que puede haberle ocurrido a la pobre señora, y un par de policías que no ven con buenos ojos que un reality se inmiscuya en sus asuntos y quizás, solo quizás, entorpezca y complique su trabajo.
A un lado de la puerta tenemos a un grupito de vecinos asustados, un par de polis levemente nerviosos, una pareja de bravos bomberos, una reportera ávida de emociones fuertes y un cámara listo para grabarlo todo. Al otro lado, una mujer cubierta de sangre y supuestamente en apuros. ¿O no? Pronto descubriremos, al mismo tiempo que todos los allí presentes, que lo que en realidad se esconde tras la puerta es el caos absoluto, el mismísimo infierno, la muerte. ¿Preparados? ¿Listos? Grabando.

RECICLANDO EL FANTÁSTICO
Decir que Balagueró y Plaza han reinventado el género quizás sea exagerar un poco pues, a fin de cuentas, su estilo, el del falso documental, no se aleja demasiado del que en su momento utilizaron Daniel Myrick y Eduardo Sánchez en la tan cacareada “El proyecto de la bruja de Blair” o Brian De Palma, Matt Reeves e incluso George A. Romero han usado en “Redacted”, “Monstruoso” y “Diary of the dead”, respectivamente, estando la última todavía pendiente de estreno en nuestro país.
Asimismo, sería un pelín exagerado tildar su guión de obra maestra, que aunque hace gala de no pocos giros y retruécanos, recuerda, como lo recuerdan casi todas las películas en las que aparecen zombis y/o infectados sedientos de sangre, desde clásicos como “La noche los muertos vivientes” hasta revisiones como la notable “28 días después”.
Pero está el elemento crítico hacia la telebasura, los realitys, programas de dudosa moralidad especializados en cruzar la línea, a día de hoy invisible, que separa lo correcto de lo “todo vale”. Cierto, pero nada que no hiciera años atrás Oliver Stone con su controvertida “Asesinos natos”.
Bueno, pero ¿qué me dices de las riñas y los brotes de racismo que se crean entre la comunidad de vecinos? ¿no es ese un elemento que le confiere peso y calado al relato? Por supuesto, pero nada que no hubiéramos visto ya en la mítica “El ángel exterminador”, de Luis Buñuel o en “The mist”, la última de Frank Darabont.
Pues si no hay nada nuevo bajo el sol, ¿por qué molestarse? Porque “[Rec]” logra lo que poquísimas películas en la historia del cine de terror han logrado hasta la fecha, eso es, dar miedo, sumir al espectador, sea o no fan del género, en una auténtica pesadilla. Hacerle gritar, reír, lograr que se olvide que lo que ocurre ante sus ojos es pura ficción, mantenerle en un estado de perpetua tensión que, lejos de desinflarse conforme avanzan los minutos, crece y crece hasta llegar a un desenlace capaz de provocar pesadillas hasta en el más curtido de nuestros lectores.
El mérito es doble si tenemos en cuenta que los costes de producción apenas alcanzaron el millón de euros, una suma entre ridícula y risible. Triple si recordamos que no hay un solo rostro conocido, y sin embargo, todos, desde el primero al último, salen victoriosos del desafío. Cuádruple, puesto que aunque parezca que todo es fruto de la improvisación, hay que haber trabajado muchas horas y haberle dado muchas vueltas para poder rodar planos que alcanzan la friolera de 20 minutos. Quíntuple, pues no hay tiempos muertos ni cabos sueltos ni sustos de manual; la duración es la correcta, ajustadísima, y cada acción, cada reacción, se ajusta como un guante a una historia que nunca cae en la gratuidad o, más difícil todavía, muestra a alguno de los sufridos protagonistas actuando de modo poco realista, detalle este último habitual en el 99% de películas de miedo.

LA COSECHA
No sorprende que “[Rec]” cosechara premios a mansalva y encendidos elogios, tanto por parte de crítica como de público, en la última edición del Festival de Sitges. Tampoco que la bellísima Velasco, rescatada a tiempo de Los 40 Principales, se alzara con el Goya a la mejor debutante del año. Y mucho menos que los yanquis, en su obsesión por rerodar todo film de terror que huele a dinero fácil, estén a punto de concluir un remake al que han titulado “Quarantine” y cuya única razón de ser pasa por la creencia, verdadera o falsa, que los yanquis y los subtítulos no hacen buena pareja.
Como dicen Jaume Balagueró y Paco Plaza (un tándem que deseamos vuelva a reunirse cuanto antes para quizás, y esto es una mera sugerencia, contarnos, a modo de precuela, la terrible y seguramente escalofriante historia de la niña Medeiros), “[Rec]” es un film hecho por y para los fans del cine de terror, un producto de nuestro tiempo que, sirviéndose de los nuevos lenguajes audiovisuales hoy tan de moda, nos lleva al corazón mismo del horror, un horror seco, descarnado, asfixiante. Sin duda distinto al que hacía referencia Brando en su particular viaje a la locura tras convivir con los autóctonos en la selva vietnamita. Distinto y aún así, tan o más perturbador. Ya nos advirtió Goya que el sueño de la razón produce monstruos. Ahora resulta que también los provoca la televisión.

LAS EDICIONES DIGITALES
Filmax tira la casa por la ventana y lanza tres ediciones: sencilla (14’95), especial de dos discos (19’95) y Blu-ray (24’95). De esta última, como veréis a continuación, la distribuidora nos ha cedido 10 unidades de las que posiblemente acabaremos sorteando 9 ya que una, llamadme poco íntegro, ya tiene propietario.
La calidad visual y sonora en todas las ediciones está fuera de cualquier duda, y si algunos planos no se ven mejor es porque esa era la intención de sus creadores. Mucha atención al impresionante curro sonoro que se han pegado Xavi Mas y Oriol Tarragó, sin el cual el film no sería ni la mitad de terrorífico que acaba siendo.

La edición sencilla (que tampoco lo es tanto) presenta la película en formato panorámico 1.85, con pistas en castellano, euskera e inglés 5.1, castellano en dts y audiodescripción para ciegos. En cuanto a extras, un audiocomentario a cargo de los directores, making of (39:19), el teaser, el trailer y los spots de TV.

La edición especial incluye el disco de la sencilla y otro adicional dedicado enteramente a los extras, que se reparten de la siguiente manera:
Entrevistas con Pablo Rosso, director de fotografía (19:55); Xavi Mas, jefe de sonido directo (8:00); y Oriol Tarragó, diseñador de sonido (17:00).
Cada uno habla de su respectivo trabajo y de las complicaciones que fueron surgiendo durante el rodaje, sobre todo para Rosso y Mas, pues uno tenía que actuar mientras rodaba y el otro tenía que grabar todo el sonido sin ser visto por la cámara ni entorpecer a los actores. Tarragó, por su parte, se centra más en la postproducción, que aunque no lo parezca a simple vista fue tremendamente compleja.

Confidencias Manuela Velasco (12:00).
La actriz habla sobre el proceso de casting y nos cuenta que no tenía ni idea de cómo acabaría la película hasta el último momento, que pensaba que solo tendría éxito en lugares como Japón o Corea o de lo duro que fue tener que correr, gritar y llorar durante 20 días seguidos sin poder cambiarse de camiseta. Además, esta pieza incluye un final alternativo.

Lo que no has visto.
Este extra se divide en tres apartados: “Hablan los vecinos” (8:25), que no es otra cosa que la versión extendida de las entrevistas que los vecinos del inmueble mantienen con Ángela; “Escenas eliminadas” (4:10), donde encontraremos cuatro breves escenas que finalmente no se montaron y de las cuales hay una, la titulada “Pasillo de clavos”, que es de visión obligada; y “El parque de bomberos: El redux” (20:38), es decir, la versión extendida de la parte inicial del film, rodada a modo de falso programa televisivo en un parque de bomberos barcelonés. Los bomberos andan tan salidos cuando la agraciada Manuela Velasco se cruza con ellos que no me extrañaría que la esposa de alguno de ellos pida el divorcio cuando vea a su heroico maridito tirándole todos los trastos que tiene a mano.

Detrás de las cámaras: Cómo se rodó (15:58).
Aquí veremos la filmación de tres escenas: “El ataque de la señora Izquierdo”, “Evacuando al herido” y “Ascenso al infierno”.

Los castings (12:22).
Se incluyen 6 castings. El de Claudia Font (Jennifer), Ferran Terraza (Manu) con Carles Vicente (Guillem), Vicente Gil (policía adulto), Ferran Terraza con Jorge Serrano (policía joven), Kao Chen Min (esposo japonés) y Akemi Goto (esposa japonesa).

Los archivos secretos (2:25).
La grabación completa del magnetófono que Ángela y Pablo encuentran en el ático del edificio.

Festival de Sitges: La première (11:03).
Incluye la recogida de premios así como entrevistas con Balagueró, Plaza y Velasco.

El cartel: Diseños previos (1:36).
Oportunidad de ver algunos de los pósters que se diseñaron para el film y que al final, por motivos varios, fueron desestimados.

La edición en Blu-ray es idéntica a la especial salvo por el hecho que el film se presenta con resolución 1080p y todo, película y extras, está contenido en un único disco.

28/05/08 19’95
2 disco
2 zona
título original: [Rec]
distribuidor: Filmax
país: España
año: 2007
duración: 75 min
actores: Manuela Velasco, Pablo Rosso, Ferran Terraza
director: Jaume Balagueró, Paco Plaza
imagen: 16:9 – 1.85:1
idiomas / sonido: castellano, inglés, euskera en Dolby Digital 5.1; castellano en dts; audiodescripción para ciegos
subtítulos: castellano para sordos, inglés
Extras
Audiocomentario de los directores
Making of
Trailer
Teaser
Spots TV
Entrevistas
Confidencias Manuela Velasco
Lo que nos has visto
Detrás de las cámaras: Cómo se rodó
Los castings
Los archivos secretos
Festival de Sitges: La première
El cartel: Diseños previos